lunes, 18 de agosto de 2008

Nocturno, Xavier Villaurrutia

Me sorprende no haber incluído antes este poema en el blog. Pero tiene que estar en el cajón de mis cosas favoritas.

Nocturno

Todo lo que la noche
dibuja con su mano
de sombra:
el placer que revela,
el vicio que desnuda.

Todo lo que la sombra
hace oír con el duro
golpe de su silencio:
las voces imprevistas
que a intervalos enciende,
el grito de la sangre,
el rumor de unos pasos
perdidos.

Todo lo que el silencio
hace huir de las cosas:
el vaho del deseo,
el sudor de la tierra,
la fragancia sin nombre
de la piel.

Todo lo que el deseo
unta en mis labios:
la dulzura soñada
de un contacto,
el sabido sabor
de la saliva.

Y todo lo que el sueño
hace palpable:
la boca de una herida,
la forma de una entraña,
la fiebre de una mano
que se atreve.

¡Todo!
circula en cada rama
del árbol de mis venas,
acaricia mis muslos,
inunda mis oídos,
vive en mis ojos muertos,
muere en mis labios duros.

Xavier Villaurrutia (1903-1951)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Daddy, ¿qué es un nocturno?

Etienne Fajardo dijo...

En lo que soy capáz de encontrarte una definición más académica, baste, mi hijita, con decirte que se trata de una composición poética (también puede ser una canción) que recrea el ambiente de la noche, o cuyo principal escenario es la noche. Prometo comenzar a escribir "diurnos", en el otro blog.